FANDOM


Abe Simpson o Abuelo Simpson:

Abraham "Abe o Abuelo Simpson" Jay Simpson es un pariente de la familia Simpson. Hijo de Yuma Simpson y Orville Simpson. Sus hermanos son: Hubert Simpson, Boris Simpson, Tyrone Simpson, Cyrus Simpson, Hortense Simpson, Bill Simpson y Chet Simpson. Se casó con Mona Simpson y tuvieron dos hijos: Herbert Simpson y Homer Simpson. Luego, tuve una hija con su novia Edwina Simpson, tuvieron a Abbie Simpson.

La voz original en inglés es de Dan Castellaneta. En Latinoamerica estaba doblado hasta la decimotercera temporada por Carlos Petrel, en la decimocuarta por Arturo Mercado y Humberto Vélez y a partir de la decimoquinta temporada fue reemplazado por Sebastián Llapur.


Datos personales:

  • Fotografía:

200px-Abraham_Simpson.png


  • Género: Masculino.


  • Pelo: 4 Puntas.


  • Edad: 83


  • Trabajo: Jubilado.







Abraham_Simpson.png

Papel en Los Simpsons:

Abraham Simpson es el abuelo de la familia protagonista, bastante despreciado por sus seres queridos y marginado por su condición de mayor. Su rol en la serie es generalmente auxiliar, cuida de los niños cuando no tienen con quién estar, motiva la trama de varios episodios por temporada y sustenta algunos de los chistes más crueles de la ancianidad. Los guionistas aprovechan su presencia en la serie para retratar, a través de chistes sarcásticos y crueles, el maltrato general y la exclusión social que reciben los componentes de la tercera edad en el mundo occidental.

El abuelo no suele pronunciar ninguna coletilla, pero, como marca personal acostumbra a contar batallitas inspiradas por un hecho casual, que rememoran historias sobre su juventud y que suelen ser de larga duración y naturaleza fragmentaria o absurda. También padece narcolepsia, un brote de alzheimer y demencia senil, enfermedades tratadas de manera humorística en la serie. Su dependencia a los medicamentos parece minimizar los efectos de estas enfermedades y permitirle esporádicos momentos de lucidez. En las primeras temporadas, también solía escribir quejas con una antigua máquina de escribir a algunas asociaciones, programas o el mismo gobierno.

Biografía:

La biografía de Abraham Simpson es la más difícil de seguir de todos los personajes. Más que nada porque cualquier dato biográfico lo da él y sus batallitas suelen ser extremadamente imprecisas, a menudo, física o históricamente imposibles y ocasionales inconsistentes entre ellas, sugiriendo que el abuelo es extremadamente senil y ya empieza a desvariar. Por ello no se puede determinar, con certeza, hasta qué punto los productores de la serie consideran oficiales los siguientes datos de la vida de Abe.

Abraham Simpson nació en "The Old Country", presumiblemente en el país de Gales, dado que su padre habló acento galés en una analepsis del episodio "Much Apu About Nothing". Primeramente vivió en Nueva York, en la corona de la Estatua de la Libertad, luego se mudó a Springfield. Abe asegura haber sido veterano de la Primera Guerra Mundial durante su infancia, alistándose en el ejército mintiendo sobre su edad, aunque poco se sabe de sus supuestas, si plausibles, experiencias en el conflicto.

En cambio, sí que parece haber sido un veterano de la Segunda Guerra Mundial, ya que sus historias a menudo recuerdan sus vivencias durante el conflicto, aunque se presentan de manera cómica e incongruentes. Los eventos más importantes que le acontecieron durante la guerra fueron la incautación por su parte de unas valiosas obras de arte en un palacio nazi, la concepción de una hija ilegítima en el Reino Unido antes de que se uniera para las operaciones del día-D en Normandía y la separación o desaparición de su hermano Cyrus. A raíz de su servicio para la Segunda Guerra Mundial, Abe estuvo en contacto con personajes importantes del mundo de la política, como Jonh F. Kennedy y Adolf Hitler, a quien intentó matar fallidamente dos veces. Además, durante la decimoquinta temporada en "The Regina Monologues", viaja toda la familia a Inglaterra donde aparece otra hermanastra de Homer. Abe busca a Edwina, una mujer que había conocido durante la guerra con la quien había tenido un affaire. Producto de ello nació su hija Abbie Simpson, de 58 años de edad, quien se parece mucho a Homer.

Al volver a América, Abe intentó criar una familia en una granja en las afueras de Springfield. Como fruto de otra relación ilícita y un enloquecido carnaval, Abraham tuvo un hijo, que se llamaría Herbert Simpson, que dio en adopción cuando su mujer se lo mandó al parir a Homer. Su esposa, Mona Simpson, era una activista pacifista con ideología hippie y liberal, cosa que le desagradaba a Abe. Ella intentaba inculcar a su hijo Homer en la ideología hippie, pero, Abe intentó mantener a su hijo alejado de este tipo de ambientes. En cualquier caso, Mona tuvo que abandonar a Abraham y a Homer, cuando éste era muy joven, debido a problemas legales que le surgieron por su activismo, convirtiéndose en una prófuga de la justicia. A pesar de ser poco tolerante, en algún momento de su vida se afilió a variadas asociaciones homosexuales, comunistas y masónicas.

A partir de entonces, Abe no fue un padre especialmente afectuoso ni excesivamente atento para Homer. Se fue acentuando cierta frialdad entre padre e hijo durante la adolescencia del último. Una enemistad lícita e indiferencia latente que han aparecido en la serie en forma de chistes o como tema colateral en algún que otro episodio. Abe fue el propietario de un recinto para jugar con pistolas de rayos láser y se mostraba reacio a prestarle dinero a Homer mientras salía con Marge. En cualquier caso, cuando su hijo se casó, Abraham mostró alguna que otra muestra de afecto a Homer, vendió la casa en que lo había criado y que había conseguido como premio de un concurso, para que su hijo y su esposa pudieran comprarse la casa en la que viven actualmente. Además durante la depresión económica escribió un libro de timos. Como compensación, Abe vivió un corto tiempo en aquella casa hasta que lo ingresaron en el hogar de ancianos. De todas maneras, Abe ha intentado tener otros empleos a pesar de su edad.

200px-Springfield-retirement.jpg

150px-Abe_Simpson_Army.jpg

Vida cotidiana:

El abuelo pasa su mayor parte del tiempo en el Hogar de Jubilados de Springfield, haciendo cosas típicas como escribir cartas de protesta a algunas organizaciones, mirar por la ventana, retrasar las colas con quejidos o estar pendiente al teléfono a que le llamen sus familiares. Además en la residencia suelen ser muy estrictos, ya que no quieren que los mayores realicen muchas actividades por el riesgo de que puedan dañar su salud o físico, y por lo tanto el abuelo se aburre bastante en ella. También va bastante a menudo a la casa de su hijo Homer, aunque su presencia es más que nada funcional, ya que da pie para realización de algunos chistes. En contadas ocasiones, la familia suele dedicar algún día para pasar el tiempo con el abuelo y hacer alguna que otra salida.

Logros:

Según él, inició las peleas entre gatos y perros, inventó el escusado y una vez derribó a Santa Klaus por accidente. Puede quitarse la ropa interior sin quitarse primero los pantalones. Odia el Show de Rasca y Pica. Su bisabuelo inventó un estimulante sexual mientras creaba medicinas que en realidad causa un ligero envenenamiento por falta de higiene en su preparación.

En el capítulo 2F09 (1995), Abraham Simpson muestra a su hijo Homer diversas tarjetas de afiliación donde destaca ser presidente de una liga de homosexuales, ser comunista y una última que respalda su participación en la sociedad secreta de los Stonecutters, comunidad exclusiva de la que Homer se vuelve líder en aquel capítulo.

También dice ser, el inventor del beso durante la Segunda Guerra Mundial, como un medio para transmitir enfermedades hacia los Nazis.


Personaje:

El abuelo Simpson es un hombre viejo, periódicamente incontinente y senil, que vive en el hogar de jubilados; que es un lugar triste y solitario lleno de ancianos dementes, lisiados y depresivos. El abuelo es un estereotipo de abuelo que encarna las cualidades arquetípicas de un anciano que sobra en un mundo joven, dinámico y cambiante, padeciendo sus achaques típicos de la edad que le alejan constantemente de la realidad en la que vive. Normalmente no se entera de nada y se muestra nostálgico, gruñón, dependiente y cariñoso con su familia. A pesar de su tumultuosa relación, Abe y Homer tienen momentos de conexión emocional característicos en una tierna relación entre padre e hijo. Aún no ha perdido la esperanza de encontrar una mujer con la que pasar el resto de su vida juntos, y se presenta como un amante chapado a la antigua, ya que es un personaje sólidamente anclado en maneras obsoletas. Su mejor amigo en la residencia es Jasper, con quien acostumbra a regañar. Un gusto que él comparte con el resto de ancianos en la residencia es su pasión por la serie Matlock. Se ha insinuado que su orientación política es abolicionista, tirando a liberal o democráta, pero más a menudo da muestras de todo lo contrario. Acostumbra a olvidar las cosas a corto plazo, incluso así como se las están diciendo. Es muy cabezota y duro de oído. Es un incondicional servidor de la patria, la dignidad y el honor, especialmente a través de la intervención bélica, a pesar de su frágil condición física y mental. El abuelo tiene el aspecto de hombre anciano lleno de arrugas. Tiene una sombra de barba como Homer y cuatro puntas de pelo amarillo en la cabeza como Bart. Sus orejas y nariz son notablemente más sobresalientes que las de su hijo. Su atuendo habitual son unos pantalones grisáceos o azules, un jersey rosáceo, blanco o celeste y suele ir siempre con pantuflas. Sus complementos más habituales son una corbata tejana de medallón, unas gafas, su dentadura y, ocasionalmente, un sombrero turco rojo que obtuvo en la tienda de antigüedades de Herman. El abuelo es probablemente el que ha presentado más variación con su indumentaria de la familia, pero sus otros trajes y complementos están completamente pasados de moda.

Creación:

El diseño del abuelo está evidentemente basado en el de Homer Simpson, pero más envejecido. Como marcas exclusivas, tiene la sombra de la barba siempre marcada como Homer y su pelo, cuatro puntas amarillas sobre la cabeza, no se distingue de la cabeza, cosa que sugiere que tiene más cabello que su hijo. Su pelo amarillo, en contraste con el castaño de su juventud, invita a pensar que lo tiene canoso más que rubio. La silueta de su cabeza es más cónica, se estrecha mucho más arriba del todo que el resto de personajes. En principio, parecía que este personaje no tenía nombre y se le nombraba simplemente como abuelo. Tarde en la segunda temporada, se menciona por primera vez su nombre en Old Money. Matt Groening no quiso bautizar el personaje ni mucho menos ponerle el mismo nombre que su abuelo, Abraham Groening, por lo que dejó que los guionistas le dieran un nombre de pila. Por casualidad, éstos eligieron el nombre Abraham, sin saber que ese era el nombre del abuelo de Groening.


Desarrollo:

El abuelo Simpson poco ha evolucionado durante la emisión de la serie. Su propósito en la serie es encarnar los estereotipos de los ancianos con una familia que lo tiene bastante desatendido y los episodios dedicados a él exploran las diferentes dificultades que la gente mayor tiene para poder hacer lo que les place, con la dificultad de su avanzada edad y el tener que sobrevivir en una sociedad que cambia a un ritmo vertiginoso. Por eso, dependiendo lo que trate el capítulo, el abuelo puede mostrar cualidades nuevas dentro de los clixés de ancianos o reiterar las suyas típicas. En cualquier caso, su evolución en la serie, se puede percibir como la de Homer y Bart: sus características derivadas de su vejez, especialmente sus enfermedades, se suelen exagerar así como pasa la serie, como manera de ampliar la caracterización del personaje dentro de su misma línea.

Doblaje:

La voz original en inglés es de Dan Castellaneta. En Hispanoamérica estaba doblado hasta la decimotercera temporada por Carlos Petrel, en la decimocuarta por Arturo Mercado y Humberto Velez y a partir de la decimoquinta temporada fue reemplazado por Sebastián Llapur. En España fue doblado hasta la décima temporada por Ángel Egido y a partir de la undécima temporada por Julio Sanchidrián.


Apariciones: